man in black crew neck t-shirt and black shorts running on blue and white trampoline

ESTOS 5 HÁBITOS TE IMPIDEN CORRER BIEN (TE EXPLICO CÓMO RESOLVERLOS)

-Los hábitos son la piedra angular que te permite progresar o estancarte.

El ser humano está buscando de manera continua hacer las cosas que sean menos costosas de hacer, ya sea a nivel energético, mental o emocional. Está en nuestra naturaleza y es algo que ha ayudado a las personas a progresar y sobrevivir durante toda nuestra historia.

Los hábitos te pueden hacer llegar a lo más alto de tu rendimiento deportivo o pueden hundirte y acabar con tu salud.

Es algo que toda persona sabe de una manera u otra pero que aún así seguimos cayendo en «la trampa».

Cada acción que realizas hoy tendrá consecuencias el día de mañana.

Piensa en una balanza, en un lado están las decisiones, acciones y hábitos que te llevarán a lograr tus objetivos en el otro lado las que te alejan.

¿Te has parado a pensar que pasará de aquí a 1 mes, 1 año, 10 años como va a ser tu estado de forma si sigues actuando como hasta ahora?

La consecuencia puede ser positiva o negativa, la elección siempre la tienes tu.

Si estás leyendo esto quiero ayudarte a que avances en la dirección que te ayude a cumplir tus metas, lograr esos sueños que siempre has querido y a hacerlo de la mejor manera posible.

Te cuento todo esto porque a mi me ha pasado y en ocasiones vuelvo a mis «viejos hábitos» y sé lo duro y difícil que puede ser así que espero que con los consejos que voy a darte logres equilibrar la balanza.

ERES LO QUE COMES.

Puede que hoy elijas comer una pizza con doble de queso, más un refresco, patatas fritas y tarta.

Si lo ves desde el corto plazo no parece algo más que una comida, pero si repites este proceso una y otra vez durante años o el tipo de alimentación que llevas tiende a ser más de este estilo seguramente acabes teniendo algún tipo de problema como diabetes, obesidad o problemas hormonales por mencionarte los más comunes.

La gravedad de los daños a nivel celular y metabólico son grandes y si bien es cierto que vivimos en una sociedad donde se promueve la comida rápida y de poca calidad y en ocasiones puntuales normalizar este tipo de comidas te impedirá correr de manera que tu cuerpo se pueda adaptar bien.

No te estoy diciendo que pases de la noche a la mañana de comer comida basura a ser estricto con tu alimentación. Busca un equilibrio donde priorices comida de calidad y dejes para momentos puntuales comidas que sabes perfectamente que no son saludables.

Piensa en la regla del 80/20 para facilitarte las cosas: El 80% de tus comidas pasan a ser saludables, mientras que el 20% son algo más «permisivas».

Aplicando estas ideas conseguí aliviar mis problemas de alergia, aquí te cuento cómo lo hice.

Examina que estás comiendo en la actualidad y procura ir haciendo cambios poco a poco.

Si hay un día en el que solo comes pizza procura reducir una o dos porciones y sustituye el resto con una ensalada, es una pequeña victoria que te ayudará a mejorar en el largo plazo.

TE DEJAS INFLUENCIAR SUPERFICIALMENTE.

Estás bombardeado continuamente por familiares, amigos, celebridades en redes sociales e infinidad de información que saturan las redes.

Todo el mundo parece tener una opinión sobre lo que se debe hacer y es fácil caer en la trampa de las salidas a ritmos imposibles, con muchos kilómetros o retos que están fuera de tu alcance.

Pero al final acabas cayendo en la trampa del «postureo».

Piensas que si haces lo mismo que alguna persona que admiras lograrás los mismos resultados pero seguramente acabarás con una lesión o sufriendo innecesariamente.

Ni las marcas de ropa, ni aplicaciones ni siquiera los entrenamientos que hacen otros te van a funcionar.

Conozco a mucha gente que no escatima en comprarse el mejor reloj, las zapatillas del último modelo de su marca favorita y la equipación perfecta pero luego no pueden hacer un entrenamiento que les ayude a progresar.

Han caído en la trampa de las apariencias.

Si te lo puedes permitir adquiere el mejor material que puedas, pero no pienses que por llevar unas zapatillas en particular tus marcas o rendimiento va a mejorar drásticamente. Posiblemente sea un 5-10% de mejora en el mejor de los casos, pero lo que realmente te hará rendir más es un entrenamiento específico para ti y tus necesidades actuales.

COPIAS LOS ENTRENAMIENTOS DE OTROS.

Muchas personas creen que por hacer los entrenamientos de un corredor profesional van a lograr hacer las mismas marcas.

Deja que te diga una cosa: no funciona.

En el mejor de los casos ganarás algo en tu rendimiento, pero será muy puntual ya que las exigencias, estilo de vida y condiciones específicas de cada persona son únicas.

Sé que es difícil de asimilar y que a muchas personas les molestará pero por mucho que quieras imitar los entrenamientos de otros es muy complicado que logres los mismos objetivos.

Simplemente es un estilo de vida y tienes que buscar aquel que se adapte a tus circunstancias.

Piensa si puedes trabajar 12 horas al día, tener una vida social activa, irte de fiesta todos los fines de semana y luego entrenar 10 horas a la semana.

Hace 20 años no había la repercusión mediática que hay ahora en redes sociales con entrenamientos tan extremos. Cada persona dedicaba tiempo a sus objetivos, de manera aislada preparando temporadas enteras y teniendo un seguimiento por parte de algún entrenador, club o persona que le diera indicaciones. A día de hoy ves a personas que no han entrenado en años haciendo auténticas barbaridades por sacarse una foto.

Tienes que tener tus propios objetivos y planificarlos de manera inteligente, constante y adaptando los entrenamientos a tus circunstancias personales y emocionales.

El ego es nuestro peor enemigo.

Al final del día a nadie le importa que marca de zapatillas uses para tus entrenamientos o carreras, o si tu reloj es de última generación o no.

Te voy a confesar algo: mis primeras zapatillas cuando empecé a correr me costaron 10€ y corrí con ellas más de 1000 kilómetros antes de poder tener otras algo mejores.

Quizás podía haber comprado otras pero decidí que quería empezar de la manera más simple y fácil en ese momento y con el tiempo he ido mejorando ciertas cosas respecto a mis inicios.

Lo único que realmente importa es que seas constante, que te adaptes a tu situación y que tomes las decisiones que te ayuden a avanzar y mejorar.

Tu ética a la hora de entrenar es lo que va a marcar la diferencia, como integres correr y entrenar a tu estilo de vida y como esto afecta a resto de áreas.

Deja que te haga una pregunta: ¿Quieres parecer un corredor o quieres serlo?

La diferencia está en todos esos momentos en los que nadie te está mirando, en los días que tomas las decisiones difíciles cuando sales a entrenar cuando no te apetece, cuando decides cambiar una sesión dura de entrenamiento por una de recuperación después de semanas duras en tu trabajo, cuando te vas a la cama temprano para poder recuperarte y dar lo mejor de ti al día siguiente.

Las claves para esto es que tengas un plan de entrenamiento y que no te dejes llevar por tus emociones, es decir que seas emocionalmente inteligente.

Tener un plan te ayudará a ser constante y aún no haciéndolo tal y como tenías pensado habrás seguido progresando.

De esta manera lograrás ser LIBRE:

  1. Libre para disfrutar de tus entrenamientos.
  2. Libre para tener una mejor forma física.
  3. Libre para decidir que carreras quieres disputar.
  4. Libre para crear la vida que soñabas.

No permitas que las opiniones de los demás te aparten de tus metas.

NO PRIORIZAS TUS ENTRENAMIENTOS

man in black and white shorts doing exercise
Photo by Karsten Winegeart

Si te preguntas porque te cuesta tanto correr seguramente no estás priorizando tus entrenamientos.

Voy a ponerte una situación:

Te levantas con el tiempo justo, te preparas para ir a trabajar y desayunas lo primero que encuentras, te pasas el día de un lado para otro, recoges a los niños del colegio, vas a hacer la compra, sales a hacer un par de recados, preparas todo para el día siguiente y te dan las 10 de la noche.

Estoy seguro de que no vas a salir a entrenar a esa hora.

Ya te he hablado de estas situaciones en otros artículos, pero quiero que sepas que es realmente importante que una de las primeras cosas que hagas en el día sea tu entrenamiento.

Aquí te dejo algunas soluciones a ese problema.

Tener una planificación y saber que hacer exactamente, tener todo preparado para simplemente vestirte y salir son esenciales para que superes esas barreras.

Si te obsesiona correr muchos kilómetros o piensas que más es mejor aquí te explico que puedes hacer como alternativa.

La mayoría de nosotros al tener tantas obligaciones y responsabilidades dejamos de lado en muchas ocasiones la salud como algo opcional.

Piensa que cada día tienes a tu disposición la misma cantidad de tiempo, hay cosas que no puedes cambiar como el trabajo u otras responsabilidades pero otras siguen estando en tu mano.

Te doy algunas opciones de organización:

  • Tienes un trabajo que ocupa muchas horas: Levántate media hora antes para hacer trabajo de fuerza (estos o estos) o movilidad 2 días en semana, aprovecha tus días libres para hacer tu rodaje o series.
  • No puedes moverte de casa (lesión, covid, obligaciones,etc.): Haz una planificación y disponibilidad para organizar un mínimo de entrenamiento al día que te ayude a mantener tu forma física hasta que cambie esa circunstancia). Aquí te dejo algunas alternativas que te servirán como entrenamiento cruzado y que te pueden dar algunas ideas.
  • No sientes motivación para entrenar: Este tema es al que muchas veces más importancia de la que merece, para mi la solución es simple. La acción lleva a la motivación, así que empieza a moverte y sentirás que es más sencillo día a día. Si tienes problemas con este apartado te dejo algunos artículos que te ayudarán a superarlos como este, este, este o este.
  • No sabes que entrenamiento hacer: Para eso necesitas un plan de entrenamiento, para eso te dejo un par de enlaces donde te enseño como hacer tu propio plan de entrenamiento, como elegir tus objetivos y como progresar sin importar tu estado de forma actual.

¿Sabías que solo el 11% de la población Española sale a correr?

La percepción es que correr es un deporte que necesita muchas horas, pero la realidad es que puedes conseguir mejorar tu condición física con menos tiempo del que imaginas.

¿Te has parado a pensar cuánto tiempo le dedicas a ver la televisión o navegar por internet? Te animo a que hagas un seguimiento durante unos días para que te des cuenta de como malgastamos el tiempo y damos poca prioridad a otras actividades.

Las personas que están en forma son aquellas que han entendido la Ley de Parkinson donde se explican 3 puntos muy importantes:

  1. «El trabajo se expande hasta llenar el tiempo de que se dispone para su realización».
  2. «Los gastos aumentan hasta cubrir todos los ingresos».
  3. «El tiempo que le dedicas a una tarea determinada es inversamente proporcional a su importancia».

Este concepto aplicado al entrenamiento puede ayudarte a cambiar tus hábitos y conseguir tus metas corriendo.

Aplica la ley de Parkinson para:

  1. Dedicar un tiempo mínimo semanal a tu entrenamiento.
  2. Cubrir una serie de metas por sesión, ciclo y temporada.
  3. Prioriza tu entrenamiento sobre otras actividades que te aportan poco valor.

Así que una vez que empieza el día dedica un mínimo de tiempo a tu entrenamiento, tu decides si son 10 minutos corriendo, 50 flexiones o 20 sentadillas. No empieces con algo demasiado ambicioso sino con algo que puedas hacer en función de tus circunstancias.

NO TENER TU PROPIO PLAN DE ENTRENAMIENTO

En muchas ocasiones nos puede apetecer salir a correr por el simple hecho de disfrutar sin pensar en tiempos ni ritmos.

Pero que esto se convierta en una rutina simplemente está haciendo que no progreses con el paso del tiempo.

Sin un plan de entrenamiento donde veas tu progresión, tengas unos objetivos claros y vayas trabajando aspectos específicos estás condenado al fracaso.

En cuanto otras prioridades aparezcan en tu vida dejarás de salir a correr ya que no es algo que puedas hacer de manera sencilla.

Si tienes problemas para saber cómo organizarte, en este artículo te explico lo que hago yo para mantener mis entrenamientos y seguir mejorando año tras año.

Piensa en «automatizar» tus entrenamiento, en que salir a correr no sea una cosa más en la que tengas que pensar sino algo que tengas ya organizado y en cuanto llegue el día solo tengas que hacerlo. Te puedo asegurar que este punto es uno de los que más me costó y con los que he logrado mis mejores resultados.

Cuanto más fácil te lo pongas y menos barreras tengas a la hora de entrenar mejores resultados tendrás.

Mucha gente piensa que el proceso es rápido y fácil, te pones a entrenar y en poco tiempo te conviertes en un corredor de élite. La realidad es otra muy distinta, es un proceso largo y a veces desalentador pero si no empiezas en algún momento se quedará en simplemente un sueño o una idea que una vez tuviste.

Los resultados aparecen con el trabajo constante del día a día, las pequeñas decisiones que tomas y los cambios que te van llevando a la mejora continua.

Las personas que logran ser corredores de alto nivel son trabajadoras y constantes durante años, haciendo sacrificios, ajustando su estilo de vida y cumpliendo con sus entrenamientos. No hay más secretos.

Piensa lo que puedes lograr de aquí a 10 años si hoy empiezas a correr y eres constante.

Acostúmbrate a entrenar de manera regular y el resultado aparecerá poco a poco.

ENTRENAR DE MANERA DESORGANIZADA

Te voy a contar que es lo que suelo encontrarme habitualmente con gente que me pregunta respecto a su rendimiento y las situaciones que me cuentan.

Normalmente hay dos categorías de personas:

El primer grupo hace todos los días que sale a correr lo mismo. Básicamente esto es salir a correr por correr. Sales de vez en cuando y la mayoría de las veces haces el mismo recorrido al mismo ritmo y la misma distancia.

Luego te sorprende que no mejores o que te lesiones si no es que lo dejas por aburrirte.

El segundo grupo de personas se apunta a todo:

Que hay una carrera este fin de semana, la hago.

Hay una quedada con un grupo de un club, me apunto.

Has salido 5 días seguidos y alguien ha puesto en una red social que al día siguiente van a hacer una ruta de 30 kilómetros +2000 positivos y allí estás a las 7 de la mañana.

Luego hay un tercer grupo:

Son gente que tienen un plan de entrenamiento, la gran mayoría tienen a un entrenador personal o una persona que les asesora o ellos mismos tienen suficientes conocimientos para hacer su propio plan de entrenamiento.

No marcan objetivos muy lejos de su capacidad y van progresando poco a poco.

Son gente muy constante y que entrenan durante años. Tienen la disciplina de respetar los descansos y dar lo mejor de sí en los entrenamientos.

¿En qué grupo crees que te encuentras?

Si estás dentro de alguno de los dos primeros te invito a que busques una mejor planificación. En general los extremos no son buenos a largo plazo y si tu intención es poder correr durante años y que puedas dar lo mejor de ti dentro de tus circunstancias personales necesitarás una manera de ser regular, constante e ir progresando poco a poco.

Cuéntame tu experiencia. ¿Te sientes identificado o identificada con alguna de las situaciones que te he contado?, ¿Has conseguido solucionarlo o aún estás intentando buscar una solución?

Recuerda, los grandes cambios vienen de las pequeñas acciones.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *