PORQUÉ NO LOGRAS TUS OBJETIVOS. El fallo que cometes al correr.

“Querer cambiar tu condición física no va a hacer que tu cuerpo cambie, las ideas que te mueven son el primer paso pero sin acción todo sigue igual”.

Uno de los mayores problemas es que la gente en muchos casos es incapaz de lograr las metas que se propone cuando empieza a correr.

Quizás ha hablado con alguien, ha visto una competición o encuentra la necesidad de “hacer algo” pero la verdad es que el tiempo va pasando, día a día, semana a semana, año tras año y esa persona sigue siendo la misma, viendo como cada vez es más difícil tener la capacidad de entrenar, la motivación de salir a correr o simplemente empezar a lograr tus objetivos.

Muchos se quedan en que quieren “correr” pero no tienen claro cual es realmente su objetivo, lo que quieren conseguir cuando empiezan a correr, lo que les llena de alegría.

Sin esa claridad, sin ese “objetivo” cuando la motivación inicial desaparece y hay días donde no te apetece, el entrenamiento es demasiado duro o no tienes claro cómo seguir avanzando es la receta perfecta para el fracaso y que abandones.

¿Porqué no logras tus metas?

“Decidir empezar a correr es solo un sueño, una idea que no hace que vayas a lograr nada. Tener un objetivo, tomar acción y tener un plan de entrenamiento para conseguirlo es lo que marca la diferencia”.

Una de las claves que te ayudarán a lograr esos objetivos es tener un plan de entrenamiento que unen dos conceptos que muchas personas confunden, el PENSAMIENTO y la ACCIÓN.

Puedes tener la intención de correr todos los días 5 kilómetros, pero sin empezar progresivamente y tomar acción, si no los corres realmente no estás haciendo nada, simplemente acabarás fracasando por no empezar lo que te habías propuesto.

Cuando tienes un plan de entrenamiento acorde a tu nivel y expectativas que puedes ir cumpliendo es el momento en el que empiezas a crear tu propia realidad.

No tiene que ser nada complejo, pero tienes que tener algo que tenga cierta estructura para empezar.

Mucha gente simplemente tiene el deseo de correr una carrera en particular, pero no se plantea mucho más, simplemente se apunta, pasan los días y sale a correr cuando le apetece, luego cuando llega ese día tan señalado sufre y su experiencia es horrible si es que llega a terminar esa carrera.

Si no tienes un sistema que te ayude a progresar, que te permita seguir por el buen camino, que te motive y te deje cada día con ganas de “un poquito más” estás condenado al fracaso.

Tanto en los entrenamientos como en las carreras tienes que empezar como “un viejo” para acabar como “un joven”.

Esto es lo que determina que tus expectativas simplemente sean un sueño, una ilusión o una esperanza en vez de una realidad.

Cuando empecé a entrenar quería superar mis barreras físicas, tenía el sueño de ser capaz de correr durante kilómetros sintiendo la velocidad y esa sensación de esfuerzo pero de poder dar lo mejor de mi.

Durante semanas me imaginaba haciendo esas cosas, pero la realidad es que no hacía nada, me pasaba los días tumbado en el sofá o la cama “soñando” con eso, hablaba con la gente del tema, veía vídeos de gente que corría, me imaginaba las carreras en las que iba a participar…

Tenía la ilusión de que “por arte de magia” cuando saliese a correr sería ese tipo de persona pero hasta que no decidí un día tomar cartas en el asunto y salir no cambió absolutamente nada.

En ese momento en el que no solo decidí empezar y realmente lo hice, ALGO CAMBIÓ EN MI INTERIOR.

Ese primer día fue horrible, jadeaba, me costaba mantener un ritmo y tenía que pararme cada pocos metros incluso corriendo muy lento. El dolor en el pecho, los pinchazos en las piernas, el flato y la impotencia que sentía eran muy intensos.

Pero a pesar de todo fue uno de los mejores momentos que experimenté.

Había dado el primer paso. La alegría que sentí al haber empezado y haberme puesto en movimiento es lo que marcó la diferencia.

No te voy a mentir. Fue muy duro, no tenía a nadie con quien salir, apenas progresaba y me pasaba días con mucho cansancio.

Tardé casi un año en empezar a poder a correr y sentir que estaba mejorando.

Pero también fue el año del que mejor recuerdo tengo y que más me ha marcado cambiando radicalmente el tipo de persona que soy.

Si lo piensas, ese simple momento en el que decidí TOMAR ACCIÓN cambió el resto de mi vida.

REGALO PLAN DE ENTRENAMIENTO NEWSLETTER

El problema de correr sin objetivos

Por otro lado está el tipo de gente que simplemente empieza pero no tiene un objetivo claro en mente y hace un poco lo que le apetece.

Pero si no tienes una manera de llevar un seguimiento, si no tienes una guía, un plan de entrenamiento, un principio y un fin para medir si has logrado lo que te proponías, ¿qué sentido tiene?.

Simplemente lo estás haciendo por diversión y cuando esta se acabe abandonarás y habrás perdido el tiempo a no ser que tengas totalmente claro los motivos por los que lo haces.

Hay un principio que se llama “práctica deliberada” acuñada por el psicólogo Anders Ericsson, donde dedicas tiempo a actividades específicas para mejorar capacidades físicas o mentales para lograr progresar. En su libro Peak detalla cómo adquirir y dominar cualquier habilidad.

Si dedicas tiempo a trabajar determinadas áreas de tu entrenamiento de manera más deliberada lograrás mejores resultados y de manera más rápida que si simplemente te dedicas a hacer todos los días de entrenamiento lo mismo.

Algunos ejemplos pueden ser:

  • Mejorar tu técnica de carrera para ser más eficiente corriendo.
  • Aprender a respirar mejor.
  • Dedicar tiempo a mejorar tu movilidad para tener más rango de movimiento cuando corras.
  • Entrenar fuerza para retrasar la fatiga muscular.

No me mal interpretes, si disfrutas de correr sin preocuparte de nada más y no te importan los ritmos, tiempos, etc, no hay nada de malo en eso, yo también disfruto de correr y experimentar sin preocuparme de nada más y creo que es muy necesario a veces para desconectar.

Si tienes esto claro y es lo que deseas estoy seguro de que correr con esto en mente te traerá muchas alegrías.

Así que pregúntate:

¿Correr para mi es solo un sueño o tengo un objetivo claro?, ¿Mi objetivo es disfrutar o quiero lograr una marca personal?, ¿Cómo puedo lograr lo que me propongo?.

Cuando tengas esto claro y quieras progresar tendrás totalmente clara la dirección que tienes que tomar.

Para mi en lo que se refiere a correr, tener un plan de entrenamiento que me ayude a lograr mis metas, a sentirme mejor, a poder lograr mis objetivos y sentir que estoy progresando que estoy dando lo mejor que puedo y que disfruto del camino, entender que habrá momentos duros y otros de alegría que no siempre puedo avanzar y tendré que cambiar y adaptarme es a lo que me he estado dedicando los últimos años.

En este blog tienes decenas de artículos donde puedes encontrar la información que a mi me hubiera gustado saber cuando empecé.

En Instagram tienes centenares de post con ideas que puedes aplicar y si te suscribes a la newsletter recibirás un plan de entrenamiento gratuito y te escribiré solo cuando tenga algo de valor para contarte.

Ahora solo te queda una cosa por hacer. ¿Te vas a quedar como hasta ahora y te seguirás lamentando o vas a hacer algo y ponerte en movimiento?.

Espero que este artículo te haya ayudado a determinar tus objetivos y metas, a que veas las cosas desde otro punto de vista.

¡Únete a corredores como tu y no te pierdas nada!

Suscríbete y tendrás gratis todo lo que descubro, investigo y aplico:

  • 📨 Artículos. Estarás al tanto de todo lo que se publica en el blog.
  • 🏃🏻‍♂️ Plan de entrenamiento. Tendrás un plan de entrenamiento de 12 semanas para correr 12km de montaña.
  • 📕 Ebook gratuito. Aprende a planificar un año entero de entrenamientos.

Comparte si resulta útil y ayuda a otros:

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.