porqué el 90% de los corredores fracasan

PORQUÉ EL 90% DE LOS CORREDORES NO VEN RESULTADOS.

«El problema no radica en lo que haces, sino en lo que dejas de hacer.»

Después de todos estos años corriendo me he dado cuenta de que en términos generales hay 2 grupos de personas:

En el primer grupo están los que son constantes, que entrenan duro. Tienen una planificación, van mejorando mes tras mes y año tras año y que van progresando acorde a sus expectativas.

En el segundo grupo están los que también entrenan, van usando diferentes planificaciones, se esfuerzan pero que aún así no logran superar cierta barrera.

Así que lo que seguramente te estés preguntando es: ¿Cómo puedo ser de los que están en el primer grupo y evito ser de los del segundo?

Hoy te voy a dar una serie de ideas para que compruebes en qué grupo estás y cuales son las causas principales por las que no ves resultados y qué puedes hacer para arreglarlo si es tu caso.

Todo lo que te voy a contar hoy está basado en mi experiencia tanto en mi propio entrenamiento como ayudando a otras personas a superar sus barreras corriendo. Llevo años entrenando y he estado atrapado en muchos de estos problemas así que te hablo sabiendo qué es lo que pasa de primera mano y qué he hecho para solucionarlo.

Si decides implementar estas ideas estoy seguro de que verás resultados logrando superar ese muro.

LA TEORÍA DE LA BALANZA.

Los resultados que obtengas van a estar directamente relacionados con las cosas que no haces respecto a las que haces.

No se trata de ir a los extremos, más bien de encontrar el equilibrio.

Según tu estilo de vida, objetivos y capacidad deberás buscar una manera de encontrar el punto óptimo donde puedas entrenar de manera consistente a largo plazo.

En general, tengo un proceso bastante simple pero efectivo a lo Warren Buffet, para tomar decisiones respecto al entrenamiento formado por 2 pasos:

Paso 1: Pensar si lo que voy a hacer en el día a día impacta positivamente o negativamente a mi entrenamiento y rendimiento.

Paso 2: No olvidarme del paso 1.

Cuando se trata de entrenamiento muchas veces solo piensas en la parte «activa» es decir, salir a correr, hacer tus series o tu sesión de fuerza. Pero si, por ejemplo, dedicas 4 horas a la semana a entrenar y cada semana tiene 168 horas…

¿Qué crees que va a tener más impacto?, ¿Tus 4 horas de entrenamiento o las 164 restantes?.

No te estoy diciendo que no entrenes, al contrario, es una parte necesaria para activar todos los mecanismos fisiológicos necesarios para correr mejor, pero lo que te digo es que prestes atención a todo lo que haces en tu día a día y decidas si es algo que te ayuda o no.

Te haré algunas preguntas:

  • ¿Cómo crees que te afectará dormir sólo 4 horas?.
  • ¿Tienes en cuenta tu alimentación?, ¿Sabes si estás en déficit, mantenimiento o haciendo carga?.
  • ¿Dejas tiempo suficiente entre series?,¿y entre días de entrenamiento?.
  • ¿Tienes una situación personal especialmente estresante?,¿tienes un trabajo demandante física o mentalmente?.
  • Controlar tu alimentación de lunes a viernes pero llega el fin de semana y te «desmadras».

Así que la idea aquí no es que mejores los entrenamientos sino que las «malas decisiones» que tomes a lo largo del día sean «menos malas».

Te pondré otro ejemplo: Imagina que eres una persona que en cada entrenamiento lo das todo a máxima intensidad, te esfuerzas y vas a dar el 120%, pero después de un par de semanas lo dejas y empiezas a comer mal y a «no tener ganas», entrenando solo cuando te sientes «motivado».

Por otro lado tienes un amigo que no ves que se esfuerce tanto como tu pero ha ido mejorando a lo largo de los meses haciendo entrenamientos menos intensos, aún así ves que cada vez puede correr más rápido, más distancia y parece cansarse menos.

Evalúa esos momentos en los que esa mala decisión inclina la balanza demasiado al lado opuesto que quieres conseguir para evitar estar en una constante situación de frustración por no ver los progresos que buscas.

NO CONTROLAS LOS CONCEPTOS BÁSICOS.

Foto de RUN 4 FFWPU

Esto es algo que aprendí de mi maestro de artes marciales, no importaba cuantos años llevabas entrenando, todas sus clases se trabajaban las posturas básicas, los primeros movimientos y las formas más fáciles. Como consecuencia todos sus alumnos tenían una resistencia, técnica y fundamentos muy profundos.

Uno de los problemas que veo que surgen principalmente con gente que está empezando a correr o lleva ya un tiempo pero está estancada es que ha ignorado muchos fundamentos o los ha pasado por alto.

No me refiero a que no entrenen, pero suelen tener un nivel de competencia bajo en cosas como:

  1. Respirar correctamente.
  2. Una buena técnica de carrera.
  3. Saber dosificarse.
  4. Incrementar el volumen de entrenamiento progresivamente.
  5. Comer apropiadamente.
  6. Ser constante.
  7. Tener una idea de cuales son sus macros y cantidad de calorías que consumen.
  8. Tener una planificación a largo plazo.
  9. Hacer entrenamiento de fuerza.
  10. Dormir suficiente y que sea de calidad.

Es bastante común que no dominar los aspectos que arriba te he mencionado te hagan estar constantemente buscando «secretos», «trucos» y el «entrenamiento definitivo».

Le puedes estar prestando mucha atención a cual es el tipo de entrenamiento perfecto para correr un 10k pero al poco tiempo ves un plan de entrenamiento que en «solo 3 semanas» te hará correr más rápido que Usain Bolt, pasando después a «qué es lo que hacen los maratonianos para correr 200km a la semana»…

En vez de profundizar en cada uno de los conceptos básicos y lograr tener un buen nivel en cada una de estas áreas centras tu atención en temas demasiado diferentes.

Así que te animo a que revises la lista que te he dejado más arriba y te preguntes hasta que punto conoces y aplicas cada uno de esos principios básicos y revises los enlaces para que puedas profundizar en cada uno de ellos con el fin de ponerlos en práctica, integrarlos en tu día a día y en tus entrenamientos para que poco a poco vayas asimilando cada uno.

Busca siempre la maestría sabiendo que nunca podrás alcanzarla.

Se trata de un proceso que nunca acaba, pero el hecho de perseguir dominar esos conceptos te hace progresar mucho mejor logrando esos objetivos que tanto buscas.

ENTRENAR DEBE FORMAR PARTE DE TU ESTILO DE VIDA.

Voy a hacerte una pregunta:

¿Cuánto tiempo pasas pensando en correr?

En mi caso te diría que es prácticamente a todas horas.

Si no estoy pensando en cómo va a ser mi próximo entrenamiento, es en cómo empezar a integrar ejercicios para el siguiente ciclo. En muchas ocasiones prácticamente todo el tiempo que tengo libre es para investigar y aplicar protocolos de entrenamiento, escribir para el blog en donde hay decenas de artículos donde profundizo en todo lo relacionado con correr. La mayoría de mis conversaciones tratan sobre correr ya sea por asfalto o montaña, equipación o zapatillas, las carreras que hay o cómo organizar entrenamientos.

Para mi esto es divertido, me fascina unir todas las «piezas del puzzle», sabiendo que lo que ahora funciona es posible que cambie en el futuro ya que la magia de correr radica en que hay tantos factores que influyen en el rendimiento que tienes que estar constantemente haciendo pequeñas modificaciones.

Busca que correr sea algo que quieres hacer, no algo que debes hacer.

Al fin y al cabo tienes que tomar una decisión.

Si para ti es simplemente un pasatiempo y te divierte salir un par de veces en semana y pasar un rato agradable en compañía con otros corredores o disfrutas saliendo a entrenar para relajarte es perfecto si es lo que buscas.

Si por el contrario quieres mejorar una marca personal, te estás preparando alguna prueba especialmente demandante o quieres descubrir donde están tus límites entonces tienes que poner «toda la carne en el asador» y comprometerte a dar lo mejor de ti y que tu estilo de vida se adecúe a tus expectativas.

No tienes que llevar las cosas al extremo como yo pero si encontrar tu propio camino.

No me refiero que tu único foco sea entrenar y dejes de lado a tu familia, tu trabajo, ni eventos sociales, pero que entrenar sea una prioridad marcará la diferencia a largo plazo. Si forma parte de tu día a día, de tu rutina y de tu forma de vivir verás una gran diferencia.

Es un proceso que lleva tiempo y dedicación.

Algunos lo llaman disciplina, pero sin lugar a dudas es una elección. Una vez que comiences no se trata de cuanto tiempo tardarás en lograr tus objetivos ya que con las ideas que hoy te he dado tarde o temprano lo lograrás.

Así que espero que este artículo te haga pensar y que tomes la decisión más adecuada para ti.

Si quieres que te ayude, tengo un Ebook gratuito donde te explico como preparar una temporada desde cero, las cosas que tienes que tener en cuenta y como empezar a lograr tus metas corriendo. Sólo tienes que suscribirte y te lo mandaré directamente a tu email.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *