prueba de esfuerzo

PRUEBA DE ESFUERZO, PARA QUE SIRVE Y COMO INTERPRETARLA

¿Estás pensado en hacer una prueba de esfuerzo y no sabes bien en que consiste?

Si eres un deportista que está empezando a preparar tus objetivos de carrera de una manera más seria o simplemente quieres saber que si todo está bien hacerse una prueba de esfuerzo te ayudará a mejorar en muchos aspectos.

Dependiendo de tus objetivos y el momento de la temporada en la que te encuentras será más interesante hacerse una o varias pruebas de esfuerzo para poder saber con más claridad si tus entrenamientos están siendo efectivos.

¿Tienes un entrenador personal que te prepara los entrenamientos o estás en un club?

Tener un informe le ayudará a planificar mucho mejor y de manera más personalizada tus sesiones de entrenamiento y te ayudará a mejorar más rápidamente.

Si llevas un tiempo haciendo deporte alguien te habrá dicho que es necesario hacerse una prueba de esfuerzo o te lo habrás planteado para saber si todo va bien o tienes algún problema de salud y no lo sabes.

Esta prueba te ayudará a planificar mejor tu entrenamiento, evitar posibles lesiones y ver de qué manera puedes mejorar tus tiempos en carrera dependiendo de la fase de la temporada en la que te encuentres.

Hay muchas cosas a tener en cuenta a la hora de hacerse una prueba de esfuerzo, pero no te preocupes iremos viéndolas una a una para que así puedas tomar la mejor decisión.

¿EN QUÉ CONSISTE UNA PRUEBA DE ESFUERZO?

Es un test en donde se evalúan tus condiciones físicas haciendo énfasis en los aspectos respiratorios y cardíacos.

Primero de todo tendrás una entrevista con el doctor que te realizará la prueba, donde te hará algunas preguntas sobre tus hábitos de vida y antecedentes deportivos, lesiones, objetivos de carreras, etc.

Te explicarán en que va a consistir la prueba dependiendo de que valores se vayan a medir: VO2máx, Gases, Frecuencia cardíaca, analítica de sangre (te iré explicando todo esto en detalle más adelante) y te harán una exploración general en camilla, midiendo también tu peso y composición corporal, altura y presión arterial.

A continuación te pasarán a una sala con un tapiz rodante (una cinta de correr) y te colocarán los electrodos y la mascarilla para medir tus pulsaciones y gases respiratorios.

Con todos los datos tomados, ya no solo vas a saber tu estado actual de salud, sino que también sabrás más sobre aspectos básicos y detalles a tener en cuenta respecto a tu forma física y rendimiento.

¿QUÉ SE MIDE EN UNA PRUEBA DE ESFUERZO?

datos analítica
Photo by Chris Liverani

Dependiendo como de completa sea la prueba incluirá unas cosas u otras, por lo general y lo más recomendable es hacer una prueba de gases y una prueba cardíaca.

Pero puede ser mucho más completa haciéndote una analítica o complementándola con una prueba de biomecánica o una consulta con un nutricionista.

Vamos a ir viendo cada uno de los aspectos para ir entendiendo en que consisten:

  • VOmax. Este es el volumen de oxigeno máximo que tu cuerpo puede usar para generar energía. Cuanto mayor esfuerzo hagas menos tiempo tiene tu cuerpo para sintetizar el oxígeno y llevarlo a las zonas que lo están demandando. Te colocan una máscara para poder medir los gases. Cuanto más alto sea este valor mayor capacidad tendrá tu cuerpo de generan energía a ritmos altos.
  • ECOCARDIOGRAFÍA. En este caso un cardiólogo medirá e interpretará los datos que van obteniendo en un monitor cuando estás realizando la prueba a fin de saber como responde tu corazón al esfuerzo. Te colocarán unos electrodos en el pecho y espalda para medir estos datos.
  • ANALÍTICA. Aquí te tomarán una muestra de sangre para contrastar con las pruebas anteriores tus resultados.
  • UMBRALES AERÓBICOS Y ANAERÓBÍCOS. Es decir, sabrás en que ritmos de carrera estás quemando solo grasa o glucógeno, de esta manera sabrás si por ejemplo, con un ritmo de 4:30 min/km estás en zona aeróbica significa que solo quemarás grasa y por lo tanto podrás mantener ese ritmo durante mucha distancia; si por el contrario con ese mismo ritmo tu zona fuera anaeróbica significa que tu fuente de energía proviene del glucógeno muscular o el ATP que son reservas mucho más limitadas y tu cuerpo está esforzándose mucho más y ese ritmo no lo podrás mantener por mucho tiempo.

¿DÓNDE HACERSE UNA PRUEBA DE ESFUERZO?

Puedes realizar estas pruebas en diferentes centros a lo largo de todo el territorio nacional, desde ir a un hospital de la seguridad social en España.

Desde gimnasios que ofrecen estos servicios extras, hasta centros privados especializados en deporte.

En los últimos años cada vez este tipo de centros han tenido un auge ya que cada vez es más frecuente que la gente se preocupe por su salud.

Si llevas tiempo entrenando, lo normal es querer superar un reto respecto a batir tus propias marcas o completar una prueba en la que lleves tus capacidades físicas a sus límites.

Ahí es donde este tipo de pruebas junto con un entrenamiento planificado correctamente y una alimentación acorde forman una combinación ideal para conseguir tus objetivos.

En todas las ciudades encontrarás centros con los diferentes tipos de pruebas que realizan.

Cada centro ofrece una serie de servicios para adecuarlo a las necesidades del deportista, no solo la Ergometría sino también Estudio de pisada y biomecánica, Fisioterapia, Nutrición, Psicología Deportiva, etc…

¿QUÉ DETECTA UNA PRUEBA DE ESFUERZO?

La presión arterial. Mide la tensión arterial en movimiento, al igual que cuando vas a tu médico de cabecera te toman la tensión en reposo y los valores deben ser estables entre la presión sistólica y la presión diasistólica, cuando realizas la prueba se miden los mismos valores mientras realizas un esfuerzo.

Ecocardiograma. Mediante imágenes se obtienen datos de como responde tu corazón a diferentes niveles de esfuerzo y podrás saber el estado de tu sistema cardíaco.

Gammagrafía de esfuerzo. Aquí se te inyecta una pequeña cantidad de radioisótopo que permite al especialista ver si el flujo de sangre es adecuado al estímulo que se le está dando y detectar posibles bloqueos en arterias u otras patologías.

Intercambio de gases. Para medir los valores de oxígeno y dióxido de carbono que generas te pondrán una mascarilla que está conectada a un ordenador y analizarán los datos para conocer tu capacidad respiratoria.

¿CÓMO PREPARARSE PARA UNA PRUEBA DE ESFUERZO?

Idealmente te diría que vayas descansado y que tu última comida la hayas realizado unas 2-3 horas antes para así tener todas tus reservas de energía a tope.

Depende mucho de que tipo de hábitos y horarios tengas, pero muchos estudios sugieren que sobre las seis de la tarde hay una mejora significativa de la respuesta del cuerpo al entrenamiento, así que seguramente tengas mejores resultados en ese período de tiempo.

¿QUÉ ES UNA ERGOMETRÍA?

Es el nombre técnico con el que se conoce comúnmente a la prueba de esfuerzo.

Su principal objetivo es medir el esfuerzo del corazón y ver como tu cuerpo va respondiendo a un esfuerzo controlado en un período de tiempo.

¿CUÁNDO ES EL MEJOR MOMENTO PARA HACERSE UNA PRUEBA DE ESFUERZO?

Preparar prueba de esfuerzo
Photo by Ibrahim Boran

Lo ideal sería hacer entre 2 y 3 pruebas a lo largo de la temporada, una al inicio de la planificación para ver cual es tu estado de forma física, otro tras un par de meses haciendo tu rutina de entrenamiento.

Para ver como estás respondiendo al volumen y si estás mejorando para así afinar más en los tiempos y otra casi a final de temporada para ver si has estado sobrecargando con más entrenamiento y estrés del que tu cuerpo es capaz de soportar.

Si por el contrario estas empezando en el mundo del running te recomiendo que hagas una al año para controlar tu salud.

Pero nuevamente, dependerá también si tus entrenamientos son más por estar en forma y tus marcas no te preocupan ahora mismo.

Si tienes antecedentes familiares con problemas de salud o sospechas que podrías tener algún problema respiratorio o de corazón y por supuesto está la parte económica, las pruebas de esfuerzo no son baratas y dependerá de tu situación económica.

¿CÓMO INTERPRETAR LOS RESULTADOS DE UNA PRUEBA DE ESFUERZO?

Normalmente una vez que termines la prueba se reunirá contigo el doctor o entrenador para hacerte un resumen de como ha ido todo, si hay algún problema y como interpretar las gráficas.

Puede parecer muy complejo a primera vista, pero verás como te explican todo de una manera muy sencilla.

De todas formas si quieres saber algo en particular te recomiendo llevar una lista de preguntas que te ayudará más tranquilamente en tu casa a revisar los resultados y crear un entrenamiento adecuado a tu condición física.

Tengo que aclarar que los resultados de la prueba no es algo que tengas que seguir a pies juntillas.

Una prueba de esfuerzo es es como una foto, en el momento que te la haces hay muchos factores que influyen como la luz, el tipo de cámara, como está el objeto enfocado… Puedes tener un muy buen día o uno malo.

Mi recomendación es que sigas las indicaciones y los resultados como una guía para que te ayude a centrar tus esfuerzos en mejorar algunas áreas siempre teniendo en cuenta que tus sensaciones son un muy buen indicativo de cual es tu estado de forma física y que gracias a esta prueba vas a poder contrastar esas sensaciones.

Déjate aconsejar por los especialistas para poder sacarle el máximo partido a la prueba.

¿CUANTO DURA UNA PRUEBA DE ESFUERZO?

La prueba dura una hora aproximadamente (no estarás corriendo todo el rato, en el tapiz serán unos 10-15 minutos aproximadamente).

Durante la prueba se va a monitorizar todo, así que si por el motivo que sea tus valores se disparan o sientes que es demasiado esfuerzo previamente se acuerda una señal para que pares de manera segura.

Antes de la prueba se realizan dos electrocardiogramas, uno tumbado y otro de pie. Así luego al finalizar la prueba se determinaran los valores en reposo y durante el ejercicio.

¿CUÁNTO CUESTA UNA PRUEBA DE ESFUERZO?

Dependerá de cómo de completa quieras hacerte la prueba.

Cuantas más mediciones incluyas más aumentará su precio, pero ten en cuenta que una vez tengas los datos te ayudará a planificar tus entrenamientos durante meses.

Por menos de 100 Euros puedes hacer una prueba de esfuerzo, pero no pienses que hacer la versión más básica te va a dar todos los datos que necesitas.

Los precios suelen rondar actualmente los 50-200 Euros, esto dependerá de la zona donde vivas, el “caché” que tenga el centro donde decidas realizar la prueba y lo que finalmente decidas incluir en ella.

Cuando busques en tu ciudad un centro especializado que realiza estas pruebas pregunta que incluye.

Saber si incluye cosas como:

  • Prueba de gases.
  • Analítica para ver los niveles de lactato.

Hará que luego los resultados sean mucho más específicos y te ayudará a planificar mejor tus entrenamientos.

Podrás diferenciar claramente tus zonas de entrenamiento y así conseguir tus objetivos más fácilmente.

Para mí una prueba de esfuerzo con gases sería lo mínimo a realizar.

Así puedes cruzar más datos y tener una visión más amplia de tu forma física actual.

¿MERECE LA PENA HACERSE UNA PRUEBA DE ESFUERZO?

Rotundamente SI.

Independientemente de tus objetivos y forma física lo veo más como una inversión que como un gasto.

Tener información sobre tu condición física te ayudará a tomar mejores decisiones a la hora de planificar tus sesiones de entrenamiento y mejorar tu salud.

Es una herramienta muy poderosa que te puede hacer ver como mejorar algunos aspectos de tu manera de correr y corregir hábitos que te hacen ser menos eficiente en la carrera.

Quizás llevas meses corriendo y sientes que no mejoras, si estás entrenando fuera de tu umbral por mucho que corras no mejorarás ya que estás enviando señales contradictorias a tu cuerpo.

Tu cuerpo es una máquina de la adaptación, según los estímulos a los que se expone así reacciona.

CONCLUSIÓN.

Conocer como responde tu cuerpo a diferentes niveles de estrés te ayudará a ser consciente de qué áreas necesitas mejorar.

Quizás tengas mucho aguante en largas distancias pero si hay algunas cuestas  te vienes abajo o puede que seas muy explosivo en distancias cortas y al realizar pruebas que requieran más resistencia no seas capaz de mantener el ritmo que quieres.

Saber tus pulsaciones, respiración y como tu cuerpo tolera el esfuerzo te ayudará a saber si estás haciendo un trabajo aeróbico o anaeróbico y mejorar tus marcas con una programación más adecuada a tus objetivos.

Y quizás lo más importante es saber si eres apto o no apto para realizar ejercicio a altas intensidades.

Si hay cualquier problema a nivel de corazón como arritmias, si las paredes del corazón están bien, si tienes calcificaciones o cualquier otra cosa que no se detecta con otras pruebas.

Al final lo que es fundamental tu salud, ya no solo tu rendimiento.

Hacer ejercicio te ayudará a estar mejor, ser más productivo y vivir más tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *